El periódico Le Soleil, ahora una cooperativa

A menos de un año de que Le Soleil, una redacción de Quebec, Canadá, se declarara en bancarrota, el número de lectores aumenta considerablemente mes a mes. Este crecimiento lo lograron a partir de que se convirtieron en una cooperativa y que sus suscriptores los ayudaran a salvar el medio de comunicación.

 

El medio tuvo que salir de la bancarrota y lo hizo mediante la formación de una cooperativa de redacción, la más grande de Canadá. "Si el otoño pasado no hubiéramos sentido que la comunidad estaba lista para donar, contribuir y participar, probablemente habríamos tenido que detener todo", dijo Gilles Carignan, director general de Le Soleil.

El periódico en francés sumó 3.500 nuevos suscriptores a fines de abril, incluidos 1.000 en un solo período de 10 días, señaló Simon Audet, jefe de desarrollo digital de Le Soleil. Detrás de esos alentadores números hay una estrategia editorial renovada que prioriza al lector.

Cuando Groupe Capitales Médias, propietarios de Le Soleil y otros cinco diarios en francés en la provincia de Quebec, se declaró en quiebra en agosto pasado, el gobierno prestó CAD5 millones para mantener a flote la las redacciones mientras buscaban nuevos propietarios.

Con el préstamo del gobierno, las seis redacciones se pusieron a trabajar y lanzaron una campaña de suscripción que generó CAD187.000 de parte de 2.000 suscriptores. Entusiasmados por el apoyo de los lectores, el staff de Le Soleil lanzó un experimento cooperativo en octubre, que aglutinó a todos esos medios en Coopérative nationale de l’information indépendante, la más grande del país.

Las redacciones esperaban atraer nuevos propietarios al demostrar que había confianza en su producto. Los 350 empleados de los seis medios acordaron contribuir con el cinco por ciento de sus salarios para apoyar a sus respectivas cooperativas. Finalmente decidieron quedarse con las cooperativas como solución permanente.

Si bien los empleados siempre tienen la decisión final, los lectores pueden ayudar en la toma de decisiones sobre el trabajo de los periódicos. Sin embargo, los periódicos mantienen su independencia editorial.

"Una cosa que es clave es que tenemos que dejar en claro que cada donación o membresía no tiene ningún efecto en nuestra política editorial", manifestó Carignan. "Tú contribuyes y puedes votar sobre algunos temas, pero se debe mantener la independencia editorial del periódico", explicó.

Por otro lado, Le Soleil debió reestructurar su contenido de acuerdo a lo que los miembros les exigieron. "Nuestros lectores nos dieron todas las respuestas que necesitábamos para ajustar nuestro contenido", dijo Carignan, “la gente quiere contenido, están listos para invertir en nosotros y suscribirse si les damos noticias locales con sustancia".

El engagement aumentó y las suscripciones al periódico continuaron. "De septiembre a diciembre, registramos un crecimiento de casi el 50% en términos de visitantes al sitio web", comentó Audet.

"Su enfoque en los lectores logró elevar a su audiencia en el embudo de fidelización, lo que resultó en un aumento del 39% en los lectores leales y un aumento del 14% en los amantes de la marca”, agregó Lissa Cupp, consultora de estrategia de marketing y coach de Le Soleil.

Mientras el COVID-19 continúa afectando las redacciones, Le Soleil planea atenerse a lo que está funcionando: escuchar a su audiencia. "En el modelo cooperativo somos los dueños, pero nuestro jefe es nuestra comunidad", concluyó Carignan. (Fuente: IJNet

Imprimir Correo electrónico