Medidores inteligente

El Gobierno Nacional dispuso que las viviendas, comercios y edificios (públicos y privados) deberán instalar “medidores de electricidad inteligentes”. EN LA PAMPA los usuarios y las cooperativas deberán cambiar más de 164.300 medidores/usuarios (entre viviendas, comercios, industrias, etc.) y en SANTA ROSA unos 66.000 medidores/usuarios.

 

Los medidores inteligentes permiten controlar el consumo y la lectura on line de las mediciones, entre otras posibilidades. El problema es que las cooperativas y otras prestadoras recién están comenzando a experimentar con esta tecnología.

Según una medida a nivel nacional, en Argentina será obligatorio  la instalación de “Medidores de Electricidad Inteligentes”. En cada vivienda, comercio o empresa, se deberán colocar los “nuevos” equipos que registrarán los consumo de electricidad y estarán conectados en red.

La Resolución 247/2019 de la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación explica, en el "Reglamento Técnico y Metrológico para los Medidores de Energía Eléctrica en Corriente Alterna", las características de esta nueva disposición.

Medidores 

Los medidores eléctricos que habitualmente están en los frente de las viviendas, comercios y empresas pasarán de “analógicos” a “inteligentes”.

Los “smart meter”, según su nombre en inglés, son dispositivos electrónicos que registran el consumo de energía eléctrica y comunican la información a la cooperativa o empresa prestataria del servicio (también al usuario). Permiten no sólo conocer el consumo por hora, sino también programar un consumo controlado (sistema prepago, por ejemplo) y detectar fallas en el sistema.

Los desafíos tecnológicos que afrontan los nuevos equipos obligan a analizar muchas variables, como la disponibilidad de traslación de datos. De hecho, los medidores inteligentes establecen una comunicación en red, para lo cual se debe disponer de redes inalámbricas (señal) o cableadas (fibra óptica, por ejemplo).

Estos aparatos “promoverán la eficiencia energética, la sostenibilidad y la movilidad eléctrica, permitiendo la aplicación de tarifas flexibles y personalizadas, aportando grandes beneficios a los usuarios, mejorando la calidad del servicio y generando datos en tiempo real que beneficiarán a la planificación, la operación y el mantenimiento de la red eléctrica”, dice entre los considerando la Resolución 247/2019, de la Secretaría de Comercio Interior de la Nación.

Problemas

Hasta el momento las cooperativas y otras prestadoras del servicio eléctrico desconocen el alcance de la medida. “Es la primera noticia que tenemos en La Pampa de esta resolución”, reconoció Carlos Santarossa, presidente de la Federación Pampeana de Cooperativas (FEPAMCO). El dirigente señaló que no fueron consultados y tampoco advertidos de las implicancias de dicha Resolución.

En el mercado los nuevos equipos tienen un valor de 120 a 180 dólares (comprende el equipo, la instalación y el software). Tal como sucede en la actualidad, los costos los asumiría el usuario o usuaria, siendo las cooperativas (o la APE en aquellas localidades donde el servicio eléctrico lo administra el Estado Provincial) las posibles entidades que financien la compra.

Según se desprende del texto de la Resolución 247/2019, desde junio de 2020 será obligatoria la instalación de los “smart meter”. También se establecen los tiempos para el reemplazo de los equipos ya instalados, siendo la tolerancia de unos 2 años para los que tengan una antigüedad de 30 años y unos 8 años para los instalados hace dos de años.

Más allá de las ventajas energéticas y ambientales, la cuestión económica es todo un dato. Si se tiene en cuenta que en La Pampa existen más de 164.300 medidores/usuarios (entre viviendas, comercios, industrias, etc.), el volumen del negocio es de más de 26 millones de dólares.

Informe. Pablo D’Atri

 

Imprimir Correo electrónico